Puede que ya hayas oído hablar del PVC, ya que es uno de los materiales más usados por los profesionales para las ventanas de aluminio o PVC en Móstoles. Pero hoy te vamos a hablar más en profundidad de este tipo de plástico, para que sepas todos sus usos.

Aunque deberemos empezar por una puntualización: a pesar de ser conocido como tal, el PVC no es realmente un plástico. Se trata de un derivado que se obtiene tras someter al petróleo a diversos procesos. Por ello, su nombre técnico es policloruro de vinilo.

Como expertos en puertas y ventanas de PVC sabemos, de primera mano, que este material se caracteriza por su versatilidad ante una multitud de usos. En su modo original, es de color blanco y cuenta, además, con muy buena resistencia a la electricidad y al fuego (¡y es que no empieza a descomponerse hasta que alcanza los 140º!). Esto lo hace altamente atractivo en diversas aplicaciones que implican una exposición prolongada a fuentes de calor.

Además, se diferencian dos versiones básicas en los usos industriales: PVC rígido o flexible. En función del objetivo, se utilizará uno u otro. Los rígidos se emplean en la fabricación de envases diversos, las tuberías que tenemos en nuestro hogar (supuso un gran avance en la sustitución del hierro por este material) y los marcos de las ventanas. Los PVC flexibles, por su parte, se pueden encontrar en juguetes, cableado y hasta en algunas partes del calzado que usamos a diario.

El origen de este material estuvo ligado al ostracismo al que lo destinaron durante 40 años, al no conocer todas las posibilidades que ofrecía. Descubierto en 1835, fueron necesarias varias investigaciones para que se convirtiera en uno de los grandes descubrimientos del siglo pasado.

En JRG Aluminio- PVC contarás con un grupo de profesionales especializados en este material, ¡te ofreceremos todo tipo de soluciones!. Contáctanos sin compromiso.